Historia de las misiones de fieles é infieles del Colegio de propaganda fide de Santa Rosa de Ocopa: por los pp. misioneros del mismo colegio, 2. cilt

Ön Kapak
 

Kullanıcılar ne diyor? - Eleştiri yazın

Her zamanki yerlerde hiçbir eleştiri bulamadık.

Diğer baskılar - Tümünü görüntüle

Sık kullanılan terimler ve kelime öbekleri

Popüler pasajlar

Sayfa 348 - Auditores judicari et definir! debere, ac irritum et inane si secus super his a quoquam quavis auctoritate scienter vel ignoranter contigerit attentari.
Sayfa 188 - ... lugar a que se preparase una emboscada que, aunque todos ignorábamos, yo no obstante la recelaba. En vez de pasar adelante y ponerme en campo libre, me vino la idea de acercarme a él para llevármelo de una vez; después de lo cual regresé al lugar donde antes estaba...
Sayfa 47 - Dios, cayendo sobre ambas ciudades como un rocío de lo alto sobre terreno fértil, vivificó los corazones aletargados, e hizo florecer la virtud en todas las clases de la sociedad. Veinte mil almas se reconciliaron con Dios, por medio del Santo Sacramento de la Penitencia; celebráronse doscientos cincuenta matrimonios; cinco protestantes abjuraron sus errores y las mujeres dejaron su profano modo de vestir. En medio de la santa paz y alegría que inundaba los corazones de los católicos de Lima,...
Sayfa 66 - ... les castigaban paternalmente cuando era necesario, y así era como se conservaban aquellos pueblos en un estado de moralidad, que con razón creemos podían envidiarles los otros pueblos de la República. No se veía en efecto un solo amancebamiento entre los neófitos; si alguno caía en algún desliz, los mismos alcaldes y sus agregados, que también les vigilaban, les imponían algún castigo, consultándolo antes empero con los Padres. Todos los adultos, excepto los que los mismos Padres...
Sayfa 124 - ... le ha informado siniestramente de lo que ha predicado el Padre Vargas y sin duda a consecuencias de estos informes, se han proferido amenazas, que nosotros mismos hemos oído, de quitarnos la vida de un pistoletazo. En su vista suplico a V. se digne señalar un sitio, ya sea en su casa o en nuestro convento, donde podamos tener una entrevista para aclarar la verdad del suceso; pues no me parece conforme que las dos autoridades, eclesiástica y civil, estén desunidas, por ser cosa contraria al...
Sayfa 71 - ... alfareros de Europa, si vieran la perfección de aquellas obras, y crecería de punto su admiración viendo trabajar a las mujeres sin más instrumento que sus dedos y una piedrecita para afinar la obra. Preparan el barro mezclándole la ceniza de la corteza de un árbol que llaman apacharama y polvo de platos rotos, y con el barro ya preparado hacen una especie de sogas del grueso de un dedo pulgar; forman luego el asiento de la olla o tinaja, que quieren trabajar, sobre una tabla, principiando...
Sayfa 348 - Nos igitur votis tuis, quantum cum domino possumus, annuere teque specialibus favoribus et gratiis prosequi volentes et a quibusvis excommunicationis, suspensionis et interdicti aliisque ecclesiasticis sententiis, censuris et poenis a...
Sayfa 68 - ... aparecen en el Ucayali y por los casos frecuentes de disentería que los indios llaman Quicha. Esta última enfermedad es casi siempre mortal, y ataca principalmente a los que se entregan a los excesos de la destemplanza. También notó que la mayor parte de los niños morían antes de llegar a los doce años. Esto depende, en gran parte, del poco cuidado de sus padres que les dejan comer tierra sin reprenderlos, de cuyo vicio se les ocasiona una hinchazón monstruosa en el vientre, que a los...
Sayfa 190 - ... el señor Coronel, que deshechos en lágrimas y sollozos se precipitaban sobre mí, para besarme el santo hábito, especialmente en las partes atravesadas por las flechas. Procuré consolarlos a todos, especialmente a dicho señor Coronel, que estaba sumamente afligido.
Sayfa 189 - ... que las heridas naturalmente debían estorbarme, gracias a Dios alcancé felizmente la orilla. Cuando estuve en tierra, volvieron a llevarme cargado sobre sus espaldas mis buenos compañeros, y al llegar a la cuestecita del pueblo, dos de ellos asiéndose los brazos, formaron una especie de asiento, sobre el cual me llevaron como en una silla de manos. Así me condujeron hasta dejarme en medio de una multitud de personas, entre las que...

Kaynakça bilgileri