Sayfadaki görseller
PDF
ePub

+

siempre necesario para dar á luz una obra de tanta conseqüencia , ha sido mayor despues que el

supremo Consejo de Castilla se sirvió ordenar que ademas del sabio teólogo que aprobó esta traduccion , nombrase otro el M. R. Arzobispo de Toledo, con cuyo auxilio cotejase el traductor cuidadosamente esta obra con di. cho original , para que no solo en lo sustancial , sino aun en la mas mínima expresion vayan en todo conformes , y se logre que salga esta obra al público perfecta en todas sus partes. Oxalá! que el cuidado puesto en la edicion corresponda á las intenciones del su. premo Consejo , y al zelo con que el Excelentísimo señor Arzobispo de Toledo ha encomendado la exâctitud en la correccion. Consta á lo menos, que el texto latino , que publicamos, tiene ménos defectos que el de la edicion de Roma estimada por original, y certificada como tal por el secretario, y notarios del mismo santo Concilio.

Por lo demas no parece se debe advertir á los lectores legos, sino que los decretos pertenecientes á la fe son siempre certísimos, siempre inalterables, siempre verdaderos, é incapaces de mudanza , ó variacion alguna. Pero los decretos de disciplina, ó gobierno exterior, en especial los reglamentos, que miran á tribunales, procesos, apelaciones, y otras circunstancias de esta naturaleza , admiten variacion, como el mismo santo Concilio da a entender. En conseqüencia, no hay que estrañar que no se conforme la práctica en algunos puntos con las disposiciones del Concilio; porque ademas de intervenir autoridad legítima para hacer estas excepciones, la bistoria eclesiástica comprueba en todos los siglos que los usos loables , y admitidos en unos tiempos, se reprobaron , y prohibieron en otros, y los que

adop

و

adoptaron unas provincias, no los recibieron otras.

Para que los lectores tengan presentes los puntos históricos principales, y los motivos que hubo para congregar el Concilio , para disolverlo en dos ocasiones, y para volverlo á continuar hasta finalizarlo; basta por ahora la lectura de las bulas de convocacion de Paulo III. Julio III. y Pio IV. pues consta en ellas así la urgente necesidad de convocarlo, como los obstáculos humanamente insuperables que fué necesario vencer para continuarlo, y conducirlo hasta su fin. Solo me ha parecido conveniente insertar la acta de la abertura: necesaria sin duda para conocer los Legados que presidian , proponian , y preguntaban , y el método, y solemnidad con que se celebraban las Sesiones. El número , y nombres de los Prelados , Embaxadores , y otros concurrentes, consta de los Apéndices; que se han descargado de muchas noticias pertenecientes á los Padres , y Doctores Españoles, por no permitirlas la magnitud del volumen. Espero no obstante dar noticias mas individuales é importantes de estos sabios y virtuosos héroes, en la Historia del Concilio de Trento , de que tengo trabajada mucha parte; intimamente persuadido á que ningunos sucesos del siglo decimo sexto pueden dar mas alta y noble idea del zelo , entereza

, entereza , y sabiduría de los Españoles.

[merged small][ocr errors]

EL

EL SACROSANTO,
ECUMÉNICO

MENTO
Y GENERAL CONCILIO DE TRENTO.

[ocr errors]

PAULO OBISPO

BULLA INDICTIONIS

, BULA CONVOCATORIA
sacri,æcumenici,et ge- del sagrado, ecuménico
neralis Concilii Triden- neral Concilio de Trento,
tini, sub Paulo III. en el Pontificado de
Pont. Max.

Paulo III.
PAULU
AULUS EPISCOPUS,

OBISPO, siervo de los
servus servorum Dei : ad siervos de Dios : para perpetua
futuram rei memoriam. Ini memoria. CONSIDERANDO ya'des-
Tid nostri hujus Pontifi- de los principios de este nuestro
Catus, quem non ob me* Pontificado, que no por mérito
rita nostra' , sed propter alguno de nuestra parte, sino por
suam magnam bonitatem su gran bondad nos confió la pro-
Dei 'omnipotentis provi- videncia de Dios omnipotente ;
dentia nobis commisit, cer- en qué tiempos tan revueltos , y
nentes jam tum in quas en qué circunstancias tan apreta
perturbationes temporum, das de casi todos los negócios, se
quotque incommoda i l'e- habia' elegido nuestra solicitud y
ru'm ferè omnium nostra
Pastorális solicitudo , et vin vigilancia Pastoral'; ' deseabamos
gilia esset vocata ; cúpieba- por cierto aplicar reinedio'á los
mus quidem méderi Chris males que tanto tiempo hace han
tiane reipubl. malis qui- afligido, y casi Oprimido la re-
bus illa' jamdudum vexatas pública cristiania : mas Nos,

poer propemodum oppressa seidos tambien', 'eoino' hombres, est : sed ipsi etiam, ut ho- de nuestra propia debilidad, commines , (1) circumdati infir- prehendiamos que erán insufimitale ; ad tantüm onus cientes nuestras fuerzas para sostollendum impares' vires tener tan grave peso. Pues como

A

(1) Hebr. c. 5.

nose

cotia

en.

entendiesemos que se necesitaba nostras esse sentiebamus.
de paz, para libertar y conser- Nam cùm pace opus esse
var la república de tantos peligros intelligeremus ad liberan-
como la amenazaban; hallamos dam, et conservandam à
por el contrario, que todo esta plurimis impendentibus pe-
ba lleno de odios y disensiones, riculis rempubl. omnia in-
y en especial, opuestos entre sí venimus odiis, et dissensio
ha encomendado casi todo el go- iis inter se , quibus sum-
aquellos Príncipes á quienes Dios nibus plena, dissentienti-

bus præsertim Principibus
bierno de las cosas. Porque te-
(1)
niendo

ma rerum penè omnis a
por necesario que fuese
Joana.c.jo.

Deo permissa est. (1) Cùm
uno solo el redil , y uno, solo el
pastor de la grey del Señor , para forem Dominici esse ge-

unum ovile, et unum pasa
mantener la unidad de la reli-
gion cristiana , y para confirmar tianæ religionis , et ad cæ-

gis, ad integritatem Chris-
entre los hombres la esperanza de lestium bonorum spem in
los bienes celestiales ; se hallaba nobis confirmandam, necesa
casi rota y despedazada la uni- sarium duceremus; schis-
dad del nombre cristiano con matis , dissidiis , hæresibus
cismas , disensiones y deregias, erat Christiani nominis di-
Y deseando Nos tambien que es vulsa jam penè , et lacera-
tuviese prevenida , y asegurada ta unitas. Cùm tutam, al-
la república contra las armas y que muniçam ab infidelium
asechanzas de los infieles ; por armis, atque insidiis rem-
los yerros y, culpas de todos no- publicam optaremus ; nos
sotros, ya al descargar la ira tris erraris, nostraque cunc-
divina sobre nuestros pecados, torum culpa , Dei videli-
se perdió la isla de Rodas, fue cet ira peccatis nostris im-
debastada la Ungria', y conce-

minente, Rhodus fuerat bida y proyectada la guerra por

amissa , Hungaria vexata, mar y tierra contra la Italia,

conceptum , et meditatum

contra Italiam , contraque contra la Austria y contra la

Aust:jam, et Illyricum terEsclavonia : porque no sosegan- ra, marique bellum : cùm do en tiempo, alguno nuestro im- impius , et immitis hostis pio , y feroz enemigo el Turco; noster Turca nullo tempojuzgaba que los odios y disent re requiesceret, nostrorumsiones que fomentaban los cris- que inter se odia, et dissentianos entre sí, era la ocasion sioncs , suam bene geren

dz

[ocr errors]

mas

(1) Psalm. 34.

dæ rei occasionem duceret. mas oportuna para executar feliz-
Igitur , ut dicebamus , in mente sus designios. Siendo pues
tanta hæresum, dissensio- llamados, como deciamos, en me-
num, bellorumque tempes dio de tantas turbulencias de he-
tate, cantisque excitatis fuc- regias , disensiones y guerras , y
tibus, cum essemus ad mo- de tormentas tan revueltas como
derandain", et gubernan- se han levantado, para regir y
dam Petri naviculam voca-
ti , nec viribus ipsi nostris gobernar la navecilla de san pe
satis fideremus ; (1) pri-

dro; y desconfiando de nuestras mùm conjecimus in Domino propias fuerzas , volvimos ante ta cogitatus nostros, ut ipse nos

das cosas nuestros pensamientos á nutriret, animumque noss

Dios, para que el mismo nos vitrum firmitate , et robore, gorase, y armase nuestro ánimo mentem consilio , sapien- de fortaleza y constancia, y nuestiaque instrueret. Deinde troentendimiento del don de animo repetentes majores consejo y sabiduría. Despues de nostros , sapientia admira- esto, considerando que nuestros bili , et sanctitate præditos, antepasados, que tanto se distinsæpè in summis Christianæ guieron por su admirable sabireipublicæ periculis reme- duría y santidad , se valiéron mudium optimum , atque op- chas veces en los mas inminentes portunissimum , æcume- peligros de la república cristianica concilia, et Episco- na, de los concilios ecuménicos, porum generales conven

y

de las juntas generales de los tus adhibuisse; ipsi quo- Obispos, como del mejor y mas que animum ad generale oportuno remedio ; tomamos tamhabendum concilium adje- bien la resolucion de celebrar un cimus : exquisitisque Prin- concilio general: y averiguados cipum sententiis , quorum los pareceres de los Principes , nobis videbatur utilis. in primis , 'et opportuna ad cuyo consentimiento en particuhanc rem esse consensio;

lar nos parecia útil y

conducencùm eos tunc non alienos te para celebrarlo ; hallándoles ab hoc tam sancto operein- entonces inclinados á tan santa venissemus ; cecumenicum obra , indicamos el concilio ecuconcilium , et generalem

ménico y general de aquellos eorum Episcoporum , alio- Obispos, y la junta de otros Parumque Patrum , ad

quos

dres a quienes tocase concurrir, pertineret , conventum in para la ciudad de Mantua , en ci

A 2

el

« ÖncekiDevam »